Procesos

¿Recuerdas el sonido de tu voz? ¿Recuerdas tus sueños de niñez? Tu mirada ya no es la misma que fue. Unos ojos inocentes que miraban el futuro con optimismo y felicidad. ¿Acaso eso ya no existe en ti? ¿Acaso todas tus metas desaparecieron de un momento a otro?


¡Tú jamás lo entenderás!

Un perro comienza a ladrar a lo lejos, de manera cansina, como si el mero hecho de ladrar lo realizara unicamente por deber, como si fuese esa la hora en que ha de cumplir con su tarea.

Palabras vacuas. Creo que sabes, incluso mejor que yo, que nadie puede entender completamente a otra persona... Necesitaría muchas vidas para acercarme a ello, e incluso así, habrán cosas que jamás conoceré. Pero no es eso a lo que iba. ¡Lo tienes todo!, y aún así, pareces alguien más y más vacío con el avanzar de los días.


¡Exageras! ¿Qué te lleva a pensar eso? ¿No estás exacervando todo?

¿Disfrutas ser tú? —preguntó ignorando las preguntas anteriores, con un rostro lleno de ensoñación.

Un silencio incómodo se posó sobre ambos. Uno centrado en sus pensamientos. El otro, sin saber que decir.

¿Sabes? A veces me gustaría ser como las aves —continuó, al cabo de unos segundos, como si la respuesta a la pregunta que había formulado fuera totalmente innecesaria—, para poder volar, para poder recorrer el mundo sin ayuda más que la mía propia, para vivir sin ninguna preocupación, salvo la de vivir... pero luego me pregunto... ¿realmente es así? O sea... ¿realmente las aves están despreocupadas de su existir?, ¿nunca se cuestionan el porqué les tocó ser lo que son?, ¿acaso ninguna desea ser un perro, por ejemplo, o un gato, o algún otro ser? ¿o es que todas disfrutan de ser aves y volar de un lado a otro?

Me parece que estas realmente loco. O que, al menos, estás hilando demasiado fino... la incomodidad se podía palpar en su rostro, y le era difícil ocultar la pregunta que se veía en el: ¿a donde quiere llegar?

Jajajaja, es probable...tanto la una como la otra... algunos dicen que todos estamos locos, en mayor o menor medida. Aunque la verdad, no me preocupa —comenzó a caminar hacia uno de los ventanales y lo abrió, mirando hacia la noche estrellada—. ¿Tienes miedos? —le interrogó, cambiando de tema drásticamente.

Una mirada extrañada se posó en él, aun cuando no dejaba de mirar hacia afuera.

Claro respondió con cautela... no más que los de...

¡No!, me refiero a verdadero miedo, no temores superfluos. Me refiero a aquellos miedos en que los hechos te producen una angustia tan grande como si te estuvieran torturando... lentamente... —un suave dejo en su voz, casi imperceptible, indicaba que ese comentario incluía dolorosos recuerdos; tono de voz que podría haber sido indetectable en otra instancia— ¿Has sentido algo así? —preguntó al tiempo que se giraba para verle a la cara directamente.

Una mirada, nuevamente. Un pensamiento que se podía interpretar como "claro que tengo miedos... no soy ninguna maldita máquina", cruzó por su rostro.

*   *   *   *   *

El paisaje de la carretera era monótono. Pero no era algo que le preocupara.

No había nada más que el vehículo en que iba él con su esposa, al menos hasta donde alcanzaba la vista. Se habían casado hacía un par de días. Cuando giró la cabeza para mirarla, ella le estaba observando y le regaló una suave sonrisa cargada de un amor profundo. Estaba realmente hermosa. La conocía hacía más de diez años, pero le parecía que nunca la había visto tan preciosa como en aquel momento. En ese instante se sintió el hombre más afortunado del mundo.

—Deberías mirar al frente, cariño —le dijo su esposa, con una voz cálida, que irradiaba sensualidad.

—Lo sé, amor, pero a veces prefiero recrear la vista con la maravillosa mujer con la que me casé —le contestó coquétamente, al tiempo que observaba al frente nuevamente.

Ella le contestó, y rieron con la situación.

Fue la última vez que escuchó su risa.

Veinte minutos después, un vehículo se salió de su pista y se estrelló de frente con ellos. Su mujer sacó la peor parte. Murió en sus brazos, con la impotencia de no poder hacer nada por ella.

El sentimiento de culpa, lo embargó. Aún cuando sabía que no había mucho que pudiera haber hecho.

*   *   *   *   *

¿Recuerdas nuestra última conversación?

El sonido de la voz rompió con el silencio y la tranquilidad del lugar. Se podía ver la silueta de una persona inclinada frente a una tumba, respetuosa y expectante a lo que viniera a continuación.

Sí... ya veo que lo recuerdas —dijo, con un tono que daba la impresión de recordar buenos y viejos tiempos. Tras una pausa, continuó—, pareciera que han transcurrido muchos años de aquello cuando en verdad ha sido tan solo uno. No dejas de recordarla, ¿no? Debe ser doloroso estar en tus zapatos. Traer cada día a la memoria los hechos de aquel día y no poder cambiar el pasado, ni un ápice.

Un puño se apretó con fuerza, impotente ante el sonido de las palabras que fluían. El día estaba tocando a su fin, y un cielo que variaba del naranjo hasta el negro de la noche amenazaba con ocultarlos. Algunos faroles parpadeaban, como si quisieran luchar contra una oscuridad que les ganaba, a medias, su larga batalla. Una que estaban destinados a perder.

¿Por qué no puedes dejarme tranquilo? murmuró al tiempo en que se ponía de pie. Se podía sentir como contenía la rabia en su voz.

Porque sé que, en el fondo, no es lo que deseas. Tu misma alma reclama en contra de esa supuesta tranquilidad que me pides. En el anhelo de una inestabilidad contenida. No deseas la tranquilidad que el día a día te ha dado en este largo año. La detestas con tanto ahínco que en la mera pronunciación de esa frase, no se escucha ni un gramo de la pasión que siempre te ha distinguido del resto. Pero para poder lograr ese paso que deseas, y necesitas, debes hacer justo aquello a lo que más le temes...


¿Por qué nunca... puedes callarte? —un hilo de emociones contenidas se destacó en una frase pronunciada lenta, pero remarcadamente.

Sabes tan bien como yo que la parte más fácil, es la de callarme, pero nuevamente, no estoy acá porque sea las palabras que pronuncias lo que buscas. En el fondo, necesitas que te diga esa gran verdad que conoces y no quieres asumir: "Déjala ir, tu no fuiste el responsable de lo que ocurrió. No te castigues más." —sentenció.

El silencio del atardecer solo era interrumpido por el sonido de algún vehículo lejano, por el ruido de una hoja al caer, por el aleteo de alguno que otro pájaro, o incluso por el sonido que un par de lágrimas hicieron al chocar contra el suelo.

*   *   *   *   *

El día era oscuro. La lluvia azotaba con fuerza, a pesar de que esta ya caía por una semana consecutiva, sin apenas descanso. Era de esos días que expresan melancolía hasta la médula. Donde el transcurso del día no es capaz de quitar esa sensación de tristeza circundante. Como si la ciudad entera llorara por algún extraño motivo y no le fuese posible superar el dolor que aquello le producía, embargando a todo cuando rodeaba de un halo de profundo pesar.

Los pocos vehículos que transitaban lo hacían lento y casi sin emitir ruido, como tímidos pasajeros que esperan pasar desapercibido en su andar. Y ellos representaban practicamente la totalidad de la vida de aquel día en la ciudad. Almas solitarias circulaban, a paso apurado y cubriéndose lo más que les era posible, de cuando en vez. Pero la manera de andar, y los rostros cubiertos, señalaban que su transito bajo aquel diluvio, no era por gusto.

Y bajo una capucha, un rostro avejentado, un poco por los años y otro poco por las penurias, buscaba el camino a un café del sector. Un rostro fijo en el frente y una mirada vibrante, eran lo unico que destacaba. ¿Alegría? ¿Pesar? Era dificil de determinar. Quizás, solo podría denominarse como "experiencia".

La puerta del local se abrió, y los ojos buscaron un rostro familiar, al tiempo que las capas de ropa protectora iban saliendo. Fue ahí cuando el rostro se iluminó.

Me alegra saber que lo lograste. Aunque tiempo te tomó. Vive. Disfruta. Sé feliz —fue lo último que escuchó, antes de alcanzar a la muchacha que le esperaba. Y lo haría. Claro que lo haría.

Previa...

—¿Por qué sigues sin asumirlo?— le interrogó trás un rato de silencio, el suficiente como para organizar, algo, sus ideas—. Eres perfecta, y una de las mujeres más hermosas, si es que no la más.

Sus ojos se alzaron al escucharlo decir esa frase, otra vez. Una expresión reflejo ya, que solo remarcaba la credibilidad que le merecían sus palabras, con el ya no tan sutil mensaje de que estaba loco. Y quizás era así. No era la primera vez que discutian sobre lo mismo. Él, insistiendo tercamente en su belleza y esplendor. Ella, porfiando en su fealdad e imperfección.

—Nunca entenderé que fue lo que viste en mi, con estos rollos, con mis dedos cortos, con mis ojos color mierda...
—No empieces así, tontita— le cortó, al tiempo que le abrazaba por la espalda y pasaba sus manos sobre su vientre, el que, con los años y la dejadez propia, abultaba ligeramente bajo la ropa—, que tu sabes bien— continuó tras darle un suave beso sobre sus hombros, mientras daba unos cortos pasos para obligarla a avanzar— qué es en lo que me fascinó de ti— y mientras así decía, una mano se comenzó a escabullir a los senos de ella, que comenzaban a marcarse, como previendo para donde iba todo.
—Obvio que lo sé... porque eres un pervertido que, apenas puede, lo unico que busca es una buena follada— deteniendole la mano antes de que alcanzara su obvia meta.
—Y, te faltó agregar, porque tu eres tan caliente como yo, como para darme en el gusto cuando quiero.
—Y cuando no quieres, también— añadió ella, en un susurro de complicidad que solo acentuaba más aquella complicidad que los compenetraba, llevando la mano cautiva a su cuello—. Hoy, no quiero que seas tierno... amo— dijo, con una voz melosa, coqueta y terminando casi en un susurro.

Unas manos se afianzaron a su cuello, y a su entrepierna, en respuesta a aquella palabra que, casi como una clave, abría las puertas a una pasión sin limites que, cada vez que ocurría, solo los dejaba extenuados de placer, amor y sexo.

Discusiones... (una vez más..)

—¿Por qué me miras así? Sabes tan bien como yo, que era algo inevitable.
—Si, sé tan bien como tú lo que pasó. Simplemente no le veo lo inevitable al asunto. Alejarse siempre fue una opción, pero no. Tienes esa maldita manía de seguir adelante a pesar de todo. A veces, pareces todo un idiota. Y de seguro aquella persona debe estar preguntándose como hacerlo para distanciarse.

Una mirada de dolor fue todo lo que recibió de respuesta.

—Lo notas, ¿no? —continuó—. Eres tan sensible como yo a los cambios anímicos y ese fue grande.
—Si no lo intento, jamás sabré que podría haber ocurrido.
—Y en el proceso, repetirás los mismos errores del pasado, una y otra vez. No terminas de aprender, ¿no?
—Si hablas de lo último, ya hice...
—No hablo de eso, simplemente de todo lo que ha ocurrido. A estas alturas, ya deberías haber aprendido cuál es tu camino, pero sigues tercamente negándote a ello. ¿Tan difícil es de entender?

Sus dedos acariciaban la taza de café, pensativos. Una caza de café a medio vaciar. Tibia, en camino a intomable. Fuera del local, un atardecer anaranjado se estaba tomando la ciudad, dándole la bienvenida a una noche que se presagiaba, una vez más, agradablemente fresca, en contraposición con la alta temperatura imperante durante el día.

Suspiró, y algunas cabezas dentro del local, se giraron a observarle.

—Darle muchas vueltas al tema, no cambiará nada. Solo te lograrás torturar más con ello.

Los dedos alejaron la taza de café. Una silla se movió. Y unos pasos se comenzaron a escuchar.

Las pocas estrellas que alumbraban esa noche sin luna, a pesar de la iluminación de la ciudad, le daban una sensación de vacío mayor en su interior, mientras murmuraba, más para sí mismo que para el resto del mundo: "pero tampoco creo que el alejarse sea la única solución".

Y llovió. A pesar de la noche despejada y de la vida bohemia que comenzaba en ese momento.

Incongruencias.

¿Cuánto tiempo era menester que transcurriera, para poder sentir esa indefención en la sonrisa de alguien? Esa necesidad de tocar, de sentir, de traspasar algunos límites (o todos, tal vez..).

Alma enajenada cada vez que sonries, que tu rostro denota esa alegría cansada pero sincera.

Y me pregunto, con el tiempo, si he crecido algo desde aquella última vez que algo denominado "sentimientos" afloró en mi interior. El óxido ha dejado mella, lo noto. El óxido y las piezas mal ajustadas. Avanzan traqueteando, como si dudaran de que todo aquello pudiera volver a ocurrir. ¿Es real? Como si en su movimiento gritaran aquella pregunta a voz en cuello ¡¿Después de todo este tiempo debemos movernos una vez más?!

Es extraño. Es irónico. Es fantástico. Hasta artificial. Lo suficiente como para que incluso, me halle aquí, ahora: escribiendo. Criticándome, incluso, esa falta de profusidad durante tantos años (¡estúpido! ¡aprende a dejar de depender de tus sentimientos para poder crear! ¿o acaso el tiempo no te enseñó nada?). En este nuevo panorama. No, no me reconozco.

Me siento más inseguro que nunca. Con más cargas que nunca. Con más sentimientos que nunca (mentira, una mentira absurda, pero incluso esa mentira, engloba algo de veracidad).

Y en el fondo, solo puedo decir: "maldita la hora en que te dejé entrar a mi vida", al mismo tiempo que siento la fortuna de que "hayas llegado a desordenar mi día a día con tu presencia".

Quizás, al final, la duda no es tan grande, tampoco. Y solo me cuesta asumir que ocupaste un lugar que creía muerto.

Destruido

Desaparecido.

Uno que, en el transfondo de todo, tenía demasiadas barreras como para recordar que existía.

Pero si, siempre estuvo ahí.

Desvíos

En algún momento, perdí el norte de lo que escribía...
Si, es verdad que escribo por y para mi, y si alguien lee las cosas que acá anoto (y le resultan de su agrado) me alegra el alma aún más haberlas escrito.
Pero en algún momento, comencé a escribir más por "como quedaría" que por "como quería escribirlo"... if you know what i mean...
Incluso dejé de escribir de verdad. Y eso nunca es bueno.

Nada bueno..

Decepciones

En aquellos años, sentía que la vida no podía tener sentido lejos de ti. Incluso sin poseerte, sin poder recorrer tus labios, tu espalda o tus piernas con mis besos; seguía teniendo la sensación de que una vida lejos de ti, sería vacía, superflua, sin ningún tipo de sentido.
Pero el tiempo pasó. Y la vida siempre se encarga de enseñarte que las creencias deben cambiar.
Y ahora estoy en ese presente vacuo, superfluo y sin sentido. Y solo puedo seguir. Incluso sin ti.

Fluidez

La imagen ha sido extraída de aquí

Habían pasado días, luego semanas y posteriormente meses.

La creatividad lo inundaba, sin lugar a dudas, a toda hora, en todo momento. Desde altas horas de la mañana. Hasta largas horas en la noche. Veía historias donde fuera que dirigiera su mirada. En sus paseos diurnos. En sus citas. En sus paseos nocturnos. En el brillo de la luna, de las estrellas, de las luces de la ciudad. Todo resultaba en cuentos e historias. En un sinnúmero de sentidos y sentires.

Pero se hallaba en su límite. Las palabras lo rehuían. Constantemente. Todo se transformaba en una bola que iba a parar al basurero. Servilletas, hojas de cuadernos, archivos en su computador. Una palabra tras otra desechadas, desterradas del mundo de las ideas, del plasmado final. Porque todo parecía poco, mínimo, sin sentido, carente de profundidad. De aquella profundidad necesaria para plasmar todos los colores que sus pensamientos veían. ¿O acaso había perdido aquella habilidad?

Todo estaba ahí. Salvo el momento. Pero tenía que llegar, ¿no? Aquel en que las palabras por fin fueran capaces de fluir desde una mente inquieta, hasta sus manos, que hacían el esfuerzo de seguir aquel ritmo incontrolable una vez que se desataba. Las mismas que se mostraban cautas en transcribir sus pensamientos cuando presentían trabas. Las mismas que no paraban de moverse, línea a línea, palabra a palabra, llenando hojas de ideas, visiones y desahogos. Aquellas que se encontraban entumidas en el paso de un tiempo que las había tornado solo en espectadoras ociosas.

Pero ese momento llegó.

¡Vaya si llegó!

Razones

Comencé a escribir, más que nada por necesidad. Sentía que tenía que eliminar muchas cosas de mi interior, para poder seguir avanzando, y esa fue la forma en que pude liberar todo eso.

Pero nada permanece estático en el tiempo.

Ahora escribo, porque detesto dedicar cosas que otros escribieron. Quiero ser capaz de expresar todo lo q pienso/siento en base a mis propias ideas y sentir. Porque realmente me cuesta encontrar un mensaje que otro haya escrito, que me represente a mi.

28 de Septiembre de 2014